Abandonar(se)



Adoro colarme en casas abandonadas, aunque a veces si están en muy mal estado hay que andarse con ojo al pisar. Me gusta imaginarme qué clase de gente vivió en ellas, qué sucedería entre sus paredes, ya caídas. Casi siempre encuentro casas ruinosas muy normalitas y que no me dicen nada, pero a veces descubres bellezas como esta. Me guardo para mi la ubicación de este lugar, aunque creo que es conocido.






1 comentario

  1. Aquí otra que adora las cosas "destrozadas", tienen un encanto especial e imaginar la historia que hay detrás de las paredes es casi mágico *-*

    ResponderEliminar